Por RendónBenítez

‘Los más nuevos creadores de hits ingleses’. Esa fue la forma en que se dio a conocer en Estados Unidos un grupo de cinco jóvenes ingleses cuya pasión por el blues los llevaría a convertirse en una de las bandas más grandes de la historia del rock.

El lanzamiento en el Reino Unido fue unos meses antes y bajo el nombre The Rolling Stones. El nombre no fue la única diferencia: en la edición inglesa incluyeron la canción “I Need You Baby (Mona)”, mientras que en la versión americana, ésta fue sustituida por “Not Fade Away” firmada por Petty y Hardin.

El primer disco de The Rolling Stones tiene doce canciones, pero a diferencia de como fue presentado el título en Estados Unidos, no eran ellos los creadores de todos los hits de la placa. Nueve son versiones de sus mayores influencias: Willie Dixon, Rufus Thomas, Bobby Troup, Chuck Berry o Buddy Holy, músicos que con sus canciones, su blues y su R&B, lograron convertirse en las principales influencias en parte de la juventud inglesa de los años sesenta. A todos ellos los llamamos hoy los padres del rock.

De las doce canciones solo hay una firmada por Jagger y Richards. “Tell Me”, una pieza más cercana a las baladas de la época que al blues que caracterizó el disco. Sin embargo la crudeza de la grabación y sobre todo de la voz de Jagger, hace de esta canción rock n’ roll total.

La crudeza no se limita a “Tell Me”. Sentarse a escuchar este disco es una de las mejores formas en que nos podemos acercar y conocer como sonaban los Rolling Stones en sus inicios, ya que la selección de canciones consistió, básicamente, en las que ellos tocaban cada fin de semana en los clubes locales.

Doce canciones excelentes para los amantes de The Rolling Stones, los amantes del rock clásico y sobre todo, del blues, la más grande inspiración e influencia en la vida, la historia y la música de ‘las piedras rodantes’.M